Alces

Los alces pueden atacarte al igual que lo puede hacer un oso. Los animales más “entrañables” no dejan de ser peligrosos, sobre todo si hay crías cerca. Mientras desmontaos el campamento se nos acercan cuatro alces que parecen no darse cuenta de nuestra presencia. Nos estiramos en elsuelo y empezamos a grabar en silencio hasta que nos huelen y salen corriendo. Es increíble lo rápido que pierdes de vista un animal en este lugar, al igual que lo rápido que puede aparecer de la nada.