Camino del lago

Caminar, caminar, caminar. No hay otro objetivo que caminar en este lugar y nos marcamos pequeños objetivos para hacer más llevadera la ruta. Hemos intuido un lago en el mapa y caminamos hacia él con cierta prisa porque no queremos que nos caiga la noche y en este lugar las distancias engañan y el caminar enterrados hasta los tobillos hace el paso lento. Calculamos que no andamos más de 2km cada hora. Pero cada uno de los kilómetros aquí tiene tanta belleza que uno se olvida de lo que lleva andado.