Campamento bajo la tormenta

La tormenta que veníamos divisando en el infinito nos ha alcanzado y pedalear con viento y lluvia no es fácil ni agradable. Decidimos hacer un pequeño esfuerzo durante unos kilómetros por la belleza de las imágenes que estamos obteniendo y cuando comienza a caer la sutil noche de Alaska decidimos parar al borde de un pequeño lago. Las vistas son perfectas y podemos ver si se acercan animales con facilidad. Además, Juan, quiere pescar algo para mejorar la cena basada en arroz y zanahorias.