Juan y Álvaro son amigos, y hacen un tándem especial. Son sonrisa pura, esencia y autenticidad a raudales. Su viaje juntos, una experiencia con la que sentir que todos somos parte de ese pedaleo constante de proyectos humildes, pero que mueven el mundo.